sábado, 20 de marzo de 2010

"Cecilio"


Aunque no una ave autóctona, Cecilio se merece una mención simplemente por lo duro que ha mostrado ser y haber logrado el estatus de celebridad isleño emplumado.

Empecemos con la historia. Cecilio es un águila mora Geranoaetus melanoleucus, una especie de América del sur que comenzó su vida en manos de un cetrero hace ya al menos 8 años. Para los que nunca habéis visto un águila mora de cerca, es un bicho que impone por su tamaño. Cecilio, como es lógico, eso de estar en cautividad no iba demasiado con él con lo que pronto se fugó de su dueño.
Las primeras observaciones en libertad asustaron un poco a la gente. Unos ornitólogos extranjeros comenzaron a rodar la pelota al bajar corriendo de la sierra de Tramuntana con una historia sobre un enorme monstruo alado. Luego salieron las primeras fotos borrosas tipo Lago Ness de un águila grande con algo parecido a una serpiente colgando de las patas...La imaginación llegó a disparase hasta que finalmente una foto mostró a Cecilio de cerca ya identificable con lo que obviamente eran las piruelas de cetrero. Un año después ya se había deshecho de semejantes empreños.
A Cecilio le encanta la Sierra, de hecho la recorre de arriba a abajo, probable y tristemente buscando en vano una compañera. Incluso un día al llegar al límite sur en Cabo Formentor se debió aburrir y pegó un salto a Menorca. Fue visto y fotografiado en Mahón. Cuando se cansó de visitar talailots volvió de nuevo a Mallorca. En el límite sur de la Sierra hay una zona conocida como la Trapa, aquí fue mi primer encuentro con Cecilio mientras estaba participando en un recuento de rapaces en migración encima del acantilado. Era el principio de septiembre del 2006. Yo allí intentando distinguir las siluetas a lo lejos de aguiluchos laguneros y ratoneros dejándome la vista (y paciencia) y de repente aparece el poderoso Cecilio a apenas 5 metros delante de mí haciendo ladera.
Ah! Cecilio no tiene miedo a la gente y incluso compañeros que se lo han encontrado con frecuencia y fotografiado, juran que les reconoce. Suele acompañar a los compañeros de GORA (Grupo de observadores de rapaces de Albercutx) durante sus días de observación de la migración en la torre de Albercutx en Formentor. Cecilio asimismo desaparece durante largos periodos de tiempo para luego reaparecer de repente. Sus reapariciones ya son celebradas. Ayer reapareció despues de una larga ausencia. Dónde habrá estado? Ibiza quizás? La península? Ha sido visto muchas veces en la isla de Dragonera y creo que incluso en Cabrera.
Cecilio creemos que se debe ir alimentando de gaviotas y conejos (o cabras!), ni los cuervos se atreven a atosigarlo... Aunque posiblemente alguna vez tenga algún encuentro malo con alguna especie autóctona, esperemos que haya Cecilio para rato.
Gracias a Juanjo Bazán por las fotos

2 comentarios:

Phil dijo...

A very interesting story and good pics.I'm off to Mahon soon, pity I wont see him then.
Phil - AnotherBirdBlog

Steve Nicoll dijo...

Hi Phil,
Cecilio as said is pretty unpredictable so you never know. Keep a lookout in Menorca and let is know :)